Incontinencia urinaria: tipos de enuresis

Durante el desarrollo psicomotor infantil, existen distintas etapas en las que el pequeño lleva a cabo múltiples aprendizajes, entre los cuales se encuentra el control de los esfínteres para la micción. Normalmente, los niños aprenden a no mojar la cama alrededor de los dos-tres años. No obstante, en ocasiones el control de la micción llega más tarde y es entonces cuando hablamos de enuresis infantil.

Dentro de la enuresis infantil existen distintos tipos de incontinencia urinaria y formas de diferenciarlas.

Según el momento en el que ocurre esta incontinencia diferenciamos entre enuresis diurna y enuresis nocturna.

Según el momento del desarrollo del niño, cuando presenta dificultad para el control de la orina diferenciamos entre enuresis primaria y enuresis secundaria.

¿Te gustaría conocer más a fondo estos tipos de incontinencia urinaria? Te hablamos de todos ellos a continuación.

Enuresis diurna

Este tipo de enuresis se da cuando el niño presenta episodios de incontinencia urinaria durante el día y, más concretamente, cuando el pequeño está despierto. La enuresis diurna puede ser especialmente complicada para los niños y jóvenes que la experimentan, ya que suele suceder fuera de casa y estando rodeado de compañeros, lo que puede generar vergüenza y miedo a que el entorno se dé cuenta de su problema.

Enuresis nocturna

La enuresis nocturna infantil, por otro lado, tiene lugar durante la noche, cuando el niño está durmiendo y sus estímulos fisiológicos no lo despiertan a tiempo para saber que tiene que ir al baño y no mojar la cama Además, si el pequeño experimenta la enuresis diurna y nocturna durante el mismo periodo de tiempo hablamos de enuresis mixta: se producen episodios de incontinencia urinaria tanto estando despierto durante el día, como por la noche cuando está dormido.

Enuresis primaria

Se habla de enuresis primaria cuando el niño que presenta incontinencia urinaria nunca ha llegado a adquirir el control voluntario de la micción a una edad en la que ya debería ser capaz de controlarla, que suele ser, como hemos mencionado antes, a partir de los dos-tres años. Es decir, que por distintos problemas físicos y/o psicológicos, el niño no es capaz de identificar la sensación de las ganas de orinar y de controlar los músculos que intervienen en la micción para ser capaz de retener la orina, lo que produce que moje la cama.

Enuresis secundaria

Finalmente, se habla de enuresis secundaria en el caso de los niños que ya habían sido capaces de controlar la micción durante unos meses, pero que posteriormente dejan de hacerlo y vuelven a mojar la cama. Si la enuresis secundaria viene acompañada de algún suceso o cambio importante en el entorno próximo de los niños, es probable que éste sea la causa del suceso, es decir, que sea de origen psicológico y no físico.

Todos estos tipos de incontinencias urinarias pueden presentar distintas frecuencias, y en relación a ellos, podemos distinguir entre enuresis continua o regular, que es cuando el niño moja la cama todos los días de forma habitual, y enuresis intermitente o esporádica, que es cuando el niño se despierta mojado sólo de vez en cuando.

Si piensas que tu hijo tiene uno de estos tipos de enuresis, la mejor forma de enfrentarse a ello es mantener la tranquilidad y el positivismo, porque es una situación que se puede solucionar juntos, con paciencia y mucho cariño. En todos los casos, aconsejamos acudir al médico de familia para que analice la situación de vuestro hijo y os pueda aconsejar de la mejor forma.

Además, tanto las braguitas los calzoncillos absorbentes DryNites® como el protector de cama DryNites® os ayudarán a que esta etapa sea mucho más fácil y llevadera al proporcionar el apoyo funcional y emocional que necesitan pequeños y mayores según el tipo de enuresis que esté sufriendo.

Configuración de Cookies