Enuresis nocturna en adolescentes

Mojar la cama en la adolescencia puede ser fuente de mucha ansiedad ya que es una preocupación que se añade a las dificultades normales e inherentes típicas de la etapa de la preadolescencia y adolescencia.

La enuresis afecta principalmente a los niños pequeños y su frecuencia suele disminuir con el tiempo: a medida que se hacen mayores, van adquiriendo el control de los esfínteres y dejan de mojar la cama. A partir de los 5 años, si este control aún no se ha producido, empieza a considerarse enuresis nocturna. En algunos casos, puede ocurrir que esta persista hasta bastantes años más tarde, llegando a la etapa de la adolescencia.

Según algunos datos de la AEPED (Asociación Española de Pediatría), del 1% al 6 % de preadolescentes de 13 años y del 1% al 4 % de adolescentes de 15 años sufren de enuresis.

Enuresis nocturna en adolescentes: causas

¿Por qué los adolescentes se orinan sin darse cuenta? Las causas de la enuresis nocturna en adolescentes son numerosas: pueden ser fisiológicas (enfermedades, capacidad insuficiente de la vejiga… ) o psicológicas (estado emocional agitado, mudanza, divorcio de los padres...).

Lo más común es que las psicológicas lleven a casos de enuresis secundaria, es decir, que el adolescente dejó de mojar la cama cuando era más pequeño y, en un momento dado de su vida, vuelve a tener episodios de incontinencia.

Cualquiera que sea la causa de la enuresis nocturna en adolescentes, aunque se trata de un problema que no hay que minimizar, es importante que los jóvenes y sus padres no se sientan culpables y recuerden que existen soluciones y tratamientos.

Mojar la cama en la adolescencia y sus consecuencias

Mojar la cama en la adolescencia suele tener consecuencias en el día a día de los jóvenes. Por lo general, un adolescente con esta problemática siente vergüenza y no suele compartirlo con sus amigos. Esto puede repercutir en su vida social, haciendo que lleguen a evitar situaciones que normalmente les resultan divertidas, como dormir fuera de casa o realizar deporte por no tener que cambiarse en los vestuarios junto con sus compañeros.

Además, los jóvenes no suelen querer hablar de estos problemas con sus padres y esto puede hacer que sea más difícil detectar el problema y enfrentarlo juntos. La adolescencia es una etapa delicada y es necesario que los padres hagan entender a sus hijos que la comunicación es clave, que es síntoma de madurez y que pueden apoyarse en ellos y en el médico para lo que necesiten y solucionar el problema.

Qué hacer en caso de enuresis nocturna en adolescentes

Si tu hijo adolescente todavía moja la cama es necesario buscar ayuda médica. Un profesional será capaz de identificar la causa de la enuresis y darle solución a largo plazo.

Mientras tanto, es importante que los padres se mantengan atentos, a la escucha y en diálogo con su hijo. Además, es clave no infantilizarlo, ni mucho menos entrar en pánico cuando moje la cama porque este tipo de comportamientos serían contraproducentes y podrían hasta agravar la situación.

El papel de los padres es muy importante en esta etapa. Deben tranquilizar al joven adolescente, haciéndole saber que estarán a su lado mientras el problema dure y que le encontrarán una solución.

Configuración de Cookies